Blog sobre Accesibilidad Web, diseño Web, SEO y recursos gratis en la Web

sábado, 1 de noviembre de 2008

Como zafar de la crisis en Argentina

25 consejos de como ponerle el pecho a esta crisis


Todos podemos ser víctimas del crack financiero. Desde los que tienen 1.500 pesos en la mesita de luz, hasta los que tienen 100 palos verdes en el Chase Manhattan. Como viene la mano, lo más probable es que el que tiene 100 palos verdes en el Chase, termine con sólo 1.500 pesos en la mesita de luz.

Durante las últimas dos semanas recopilé todas las opiniones de economistas y especialistas, políticos en el poder y oposición. Expresadas en diarios y revistas, la radio y televisión, blogs y foros. Entonces, así, ofrezco este compendio de consejos para que cada uno haga lo que pueda, antes que se venga la gran maroma, como decía mi abuela:

  1. Si tenés acciones, no importa de que empresa, debés venderlas antes que sea demasiado tarde. Hay que estar líquido. Cash, billetes, monedas. Especialmente las monedas, en Capital y GBA, se cotizan muy bien.
  2. Si no tenés acciones, andá y comprá ahora que están regaladas. Están más bajas que nunca. Acordáte que siempre hay que comprar cuando todos venden. ¿Nunca soñaste con ser dueño de General Motors?
  3. Estos son los momentos en que es necesario mantener la calma. Que no cunda el pánico. Todo esto pasa porque la gente se asusta y corre a sacar la platita del banco. Los que conserven sus posiciones, a la larga van a obtener grandes beneficios.
  4. Hay que tener reflejos. ¡Sacá todo ya, gil! Lleváte la guita ahora mismo, ponéla en un Tupperware y enterrála en el fondo de tu casa. ¿No querrás ser el próximo Nito Artaza, no?
  5. Si tenés euros, no los soltés por nada del mundo. EEUU tiene un déficit gigantesco y el dólar se devalúa. Si hasta ahora ganaste con los euros ¿Por qué deshacerse de ellos? ¿Qué te hicieron los pobres euros?
  6. Si tenés dólares, estás en la mejor moneda que hay. Decí la verdad: ¿Hay algo en la vida más lindo que los dólares? Todo está referido al dólar, y así seguirá. ¿O alguna vez, viste que alguien compre un departamento en euros, o en lingotes?
  7. Si votaste a Néstor, seguí sus pasos. Si el Presi mandó los fondos de Santa Cruz a Suiza, no seas marmota. Para estas cosas, tiene buen ojo.
  8. Si votaste a Mauri, transferí toda la guita a donde el Compañero Cartonero guarda la mosca. No sé dónde será, pero estoy seguro que no la tiene en una caja de ahorro en el Banco Ciudad.
  9. Si pensás comprar una propiedad, estás loco. Las inmobiliarias inflan los precios para arriba y generan más locura. Y ahí se arma la famosa burbuja inmobiliaria. ¿Creés que una propiedad en Almagro puede valer lo mismo que una en Miami, frente al mar?
  10. Si pensás en vender tu propiedad, estás completamente mamado. Las propiedades van a seguir subiendo porque son el mejor refugio para los ahorros, de cualquiera. No les hagas caso a las inmobiliarias que te dicen que el mercado se va venir en banda y que éste es el mejor momento para vender. Lo dicen para que vendas y ellos sigan cobrando sus comisiones.
  11. No te quede con la plata. Es un buen momento para gastar. La recesión hace bajar los precios y se puede comprar todo más barato. Ropa, autos, electrodomésticos, viajes. Dále, animáte.
  12. ¿De verdad estabas pensando en salir de viaje? ¿Con el bolonqui que hay? ¿Estás loco? Quedáte en tu casa y no te muevas.
  13. Si tenés un negocio y estás pensando en abrir nuevos locales, estás para el Borda. ¡Leé los diarios, salame! ¡Se viene la recesión más grande de la historia y pensás en expandirte! Vas a tener que echar a todos los empleados, atender la caja vos mismo y poner a tu suegra de vendedora.
  14. Si planeabas abrir un negocio, es ahora o nunca. Todos se van a replegar y el terreno quedará vacío y fértil para los audaces. Andá y hacé lo que mejor sabés hacer. Humille, viejo, humille…
  15. Si tenías ahorros en Islandia, te aviso que acaban de decretar un corralito. Lo lamento mucho, pero te la buscaste solito. ¿A quién se le ocurre depositar la guita en Islandia? ¿Sos o te hacés...?
  16. Para los que pensaban irse del país, ni se les ocurra. El mundo se viene abajo y uno de los pocos lugares a salvo es Argentina. Estamos lejos, no saben que existimos y vendemos lo único que el mundo siempre va a necesitar: morfi. Escuchá bien lo que dijo la Presidente: "el problema es de ellos, acá no va a pasar nada".
  17. Para los que pensaban volver a la Patria: ¿De verdad creían que el mundo se va a ajustar el cinto para comprarnos a nosotros, los argentinos, lomo, tira de asado y chorizos? Cuando los americanos dejen de comprarle zapatillas a los chinos, los chinos van a volver a comer arroz y nosotros nos vamos a meter la soja en el toor. La crisis va a golpear a los países emergentes más que a ningún otro país de la Tierra. Quédáte en Miami, no seas chambón. Acordáte bien lo que dijo la Presidenta: ¡Llamen al comité de crisis, ya!
  18. Si tenés guita en un banco chico, sacála ya ¡corré…! Lo primero que se cae son los bancos chicos. ¿A quién le importa el Bank of Trelew? ¿Todavía estás leyendo esto?
  19. Si tenés la guita en un banco grande, rajá!!! Son tan grandes que ante una corrida no hay país que los pueda salvar; fijáte lo que pasó en EEUU!
  20. Si sos judío, ponéte la kipá y rezá.
  21. Si sos católico, sacáte la kipá y rezá.
  22. Si no tenés ni acciones, ni bonos, ni cuentas bancarias, ni propiedades, ni guita, ni nada, entonces estás más que bien jodido. Pero con esta crisis, no tenés ningún problema. Lo que importa es la salud.
  23. Si tenés acciones, guita, bonos, fondos de inversiones, oro, propiedades y commodities, tenés un problema marca cañón. No importa lo que pase, no soltés nada y aguantá. Si hay que gastar para hacerle un trasplante al abuelo, dejálo así nomás. Lo importante es la guita, la salud va y viene.
  24. Si perdiste todo, no esperés más. Abrí la ventana y tiráte.
  25. Si pensaba en suicidarte, no te calentés. Tranqui. Comprá pochoclo, una coca y poné TN. Como decía un viejo amigo: "No se vayan que ahora viene lo mejor".
Share:

Publicidad

Estadísticas

A cotidiano, me siguen